El BCRA habilita mayores retiros de los cajeros para frenar las tasas

bcra

El directorio del Banco Central alivió las exigencias de efectivo mínimo que impone a los bancos con el fin de abaratar sus costos y prevenir así nuevas subas de la tasa de interés que cobran a sus clientes. Lo hizo a través de una norma publicada ayer en la que les permite a las entidades deducir parte del efectivo que es retirado de sus cajeros automáticos del total de tenencias que están obligados a mantener. En los bancos, que esperaban esta medida hace meses, recibieron la novedad con sentimientos, porque aspiraban a una deducción del 100%.

Se permite a las entidades financieras deducir de la exigencia de efectivo mínimo el consumo de efectivo de los cajeros automáticos. Este consumo estará calculado como la diferencia entre el saldo remanente en los cajeros y el monto con el que se lo recarga”, explicaron fuentes del Central. La deducción será mayor cuando el retiro de fondos se concrete en cajeros de zonas menos bancarizadas.

La concesión a los bancos es una devolución de parte de los costos que habían tenido que asumir en octubre del año pasado, cuando la entidad conducida por Mercedes Marcó del Pont dejó de computar al efectivo que tienen las entidades en sus sucursales como parte del encaje. Los billetes y monedas en entidades bancarias –tanto en cajeros automáticos como en sucursales– superaban los $ 23.000 millones el 26 de julio pasado, que las entidades deben mantener ociosas y a tasa cero (o, mejor dicho, a una tasa negativa equivalente a la inflación anual).

Según entidades privadas, entre $ 8.000 y $ 9.000 millones de esas tenencias están en cajeros. Parte de suma dejará de pesar en las cuentas de las entidades y aportará liquidez al sistema de inmediato, ya que la norma rige desde el 1´ de este mes. Esos montos podrán volver a ser colocados en préstamos y otras inversiones redituables.

La liberación de fondos funcionará sólo con cajeros “abiertos”, es decir, dejará afuera de todo cómputo a los retiros que se hagan desde terminales exclusivas para clientes.

En los bancos vieron a la resolución como algo positivo, aunque se lamentaban por no haber conseguido mayores concesiones. La intención de las entidades privadas era que el 100% de los billetes que tienen en los cajeros automáticos fuera deducido de las exigencias de encaje, y anoche recién estaban empezando a sacar las cuentas respecto a la fórmula que estableció el BCRA para calcular la deducción
“Tiene un efecto inmediato de aumento de la liquidez en el sistema y, por lo tanto, de reducción en el costo de fondeo. Y todo eso sin tocar la base monetaria, porque es una reasignación que no implica creación de dinero”, dijeron en un banco. “Cierto es que nos llama la atención que el estímulo sea al retiro de dinero y no a la carga, pero el efecto final es positivo”, agregó.

En otro banco se quejaron porque el coeficiente de deducción no es suficiente como para estimular conductas agresivas de los bancos.

“Si la ganancia fuera importante, yo podría reducir el costo que cobro por extracción, dar un plus a quien opera por cajero o generar otras promociones. Así no es suficiente”, dijeron.

Por último, la aplicación de mayores tasas de deducción a las entidades que operen en zonas menos bancarizadas genera un beneficio mayor para los bancos con más presencia en el interior.
“El Banco Nación, el Provincia, Macro, Santander y Credicoop serían los más beneficiados por esto”, dijo el vocero de una entidad.

En la autoridad monetaria, en cambio, valoraron que al premiar con mayores deducciones a aquellos bancos que registren mayores retiros de sus cajeros la normativa estimula una distribución más eficiente de los billetes.

Fuente: El Cornista

*

*

Top