En la Corte, hay Lorenzetti para rato

Sin sobresaltos y por unanimidad acotada a los cuatro integrantes con que cuenta hoy la Corte, Ricardo Lorenzetti fue tempranamente re-reelegido titular del máximo tribunal para el período 2016-2019. La decisión fue adoptada en el acuerdo del último martes, a propuesta –según explica oficialmente una acordada– del ministro Juan Carlos Maqueda. La noticia sorprendió por lo prematura, pues Lorenzetti tiene mandato vigente como presidente de la Corte hasta fin del año que, judicialmente, apenas se está desperezando.

En su última elección, Lorenzetti fue ungido como titular de la Corte el 16 de octubre de 2012, bastante más tarde que el mes de abril actual. En esa oportunidad, un par de semanas antes Lorenzetti había anunciado a sus colegas (por entonces, aún estaban en el tribunal los fallecidos Carmen Argibay y Enrique Petracchi, y el renunciante Raúl Zaffaroni) que tenía intención de dejar el cargo. Corrían voces sobre una supuesta sucesión encabezada por Highton de Nolasco, apoyada por algunos de los jueces que ya no están. Finalmente, todos se pusieron de acuerdo y Lorenzetti obtuvo la reelección.

Ahora, la re-reelección se produjo en el mismo acuerdo en el que la Corte declaró la “nulidad” de la designación de conjueces para la máxima instancia judicial, dispuesta por el Poder Ejecutivo, porque el acuerdo del Senado se produjo por mayoría simple en lugar de los dos tercios de los presentes. Pero fue publicada por el Centro de Información Judicial (CIJ) un día más tarde de aquel fallo.

“Frente a la próxima (sic) conclusión del mandato de las autoridades designadas mediante acordada 19/12, y siguiendo precedentes de este tribunal, es necesario proceder a la elección de presidente y vicepresidente del tribunal a partir del primero de enero del año 2016″, explicó la acordada 11/2015.

Así, según el texto, Maqueda propuso a Lorenzetti, y éste, acaso como una cuestión de cortesía, postuló a la actual vice, Elena Highton de Nolasco. Esta, a su vez, para no votarse a sí misma (al igual que Lorenzetti), propuso como vice a Maqueda. Finalmente, todo quedó como estaba: Lorenzetti presidente, Highton vice.

La presidencia de la Corte no es un cargo protocolar. Ejerce la representación del tribunal y también tiene potestades para fijar la agenda de casos a resolver. También posee manejo directo sobre cuestiones administrativas y presupuestarias.

El primer tramo de la nueva gestión de Lorenzetti aparecerá signado por la presencia de otro presidente de la Nación. De todos, en la Corte actual no hay fisuras ni nadie que le discuta poder a su reelecto titular.

Fuente: Tiempo Argentino

*

*

Top