Los legisladores porteños trabajan dos veces por mes.

El PRO estuvo muy cerca de conseguir un nuevo récord. Desde que asumió la jefatura de gobierno en 2007, el partido de Mauricio Macri acumula los niveles más bajos de actividad legislativa de la última década. Este año el Parlamento porteño se reunió solamente 14 veces, un número levemente superior a las 12  sesiones de 2009 que hasta ahora es la peor marca histórica en el distrito capitalino antes del receso invernal. Manifestaciones, declaraciones de interés, expresiones de beneplácito y solidaridad fueron una constante en el edificio que albergó a la Fundación Eva Perón, donde la sanción de leyes relevantes brilló por su ausencia.

Durante la pasada campaña electoral que consagró a Mauricio Macri como jefe de gobierno porteño, la seguridad fue uno de los asuntos que atrajeron el interés de los candidatos y votantes, sin embargo, en lo que va de 2012, la comisión legislativa que preside el legislador PRO Alejandro García se reunió en tan sólo tres ocasiones. “No hubo nada concreto. Hay inacción a pesar de la preocupación por el tema. Incluso muchos pedidos de informes sobre las actividades de la Policía Metropolitana, y el ingreso y egreso de efectivos no se planteó”, explicó el diputado porteño Francisco “Tito” Nenna.
Si bien la calidad de la actividad parlamentaria no puede medirse por la cantidad de leyes sancionadas o de sesiones convocadas, en el caso porteño los números hablan por sí solos. En rigor son 15 las veces que los diputados de la Ciudad debieron bajar al recinto. En la primera de ellas los legisladores porteños vieron cómo Macri abría el período parlamentario  y cerraba la sesión inaugural en menos de 15 minutos. En otra ocasión, 59 de las 60 bancas estuvieron vacías y sólo el vicepresidente 1º del cuerpo, Cristian Ritondo, ocupó su butaca. La sesión fue levantada media hora después.
La calidad de las normas aprobadas por el cuerpo tampoco invita a la ilusión. Se sancionaron 61 leyes, de las cuales 13 hacen referencia a la nominación de personalidades destacadas en diferentes ámbitos, como el actor y director teatral Claudio Tolcachir, el boxeador Sergio “Maravilla” Martínez o el tenista Martín Jaite, quienes además de llevarse una placa posaron junto a Ritondo para los fotógrafos. El resto estuvo dedicado a la aprobación de convenios, préstamos de obras de arte, condonación de deudas, declaraciones o protección de sitios históricos.
“Me parece que el gobierno no tuvo durante el primer semestre del año una agenda seria”, reflexionó el ex legislador Martín Hourest.
“Hay que preguntarles a las mayorías por qué hay tan poca actividad. Sólo les interesó sacar la Ley de Ampliación Presupuestaria. Lo único que plantean es endeudamiento”, apuntó Fernando Sánchez, jefe de bloque de la Coalición Cívica. La ampliación del Presupuesto porteño en 3400 millones de pesos fue decidida en una tensa sesión, y dentro del paquete se incluyeron más de 300 millones de pesos para hacer frente a los aumentos que se produjeron en los servicios públicos, luego de la quita de subsidios del gobierno nacional a la órbita porteña. Un dinero que finalmente el macrismo se negó a desembolsar y provocó que la empresa Edesur interrumpiera el suministro energético en varias dependencias de la Ciudad.
De todas maneras, el legislador negó que la (baja) cantidad de leyes pueda ser un parámetro para medir el desempeño de la Legislatura. “El peor momento del Parlamento es a fin de año, cuando se sacan 130 leyes juntas”, opinó Sánchez.
“Hay una decisión política de Macri: tratar de eludir en forma sistemática la discusión política. Temas que se tendrían que debatir y que hacen al día a día, como vivienda o infraestructura, son ignorados permanentemente, es una definición ideológica. Macri, por consejo de Jaime Duran Barba, utiliza a la Ciudad únicamente para victimizarse. Y supedita su política legislativa a los efectos de utilizar la Ciudad como plataforma de lanzamiento para 2015″, apuntó el jefe de bloque de Buenos Aires para Todos, Fabio Basteiro.
Martín Ocampo, una de las espadas del PRO en la Legislatura, aseguró que su partido “tiene una agenda bien marcada” y mencionó otros motivos para la inacción. “Normalmente en la primera parte del año hay menos actividad, además ingresan nuevos diputados a la Legislatura. El segundo semestre va haber más movimiento”, se esperanzó Ocampo.
Se supone que por el desarrollo de las campañas, durante los años de elecciones el trabajo parlamentario pasa a un segundo plano. Así fue en 2009, cuando se registraron solamente 12 sesiones antes del receso invernal. Al año siguiente hubo diez más y el número bajó nuevamente en 2011, con 14 sesiones antes de las vacaciones. Por eso, las 14 sesiones en un año sin campañas encendieron la señal de alarma.
“Los años no electorales son los de menor tensión, por eso la Legislatura puede dar los debates más profundos. Los distintos bloques están más predispuestos al trabajo parlamentario”, explicó Sánchez. “Las leyes necesitan consenso y con las disputas del gobierno nacional contra Macri complican el clima”, reflexionó Ocampo.
“La interna entre Fernando De Andreis (titular del bloque del PRO) y Ritondo está complicando mucho las cosas”, confió un legislador opositor que prefirió mantener el anonimato. La referencia al enfrentamiento que sube en intensidad con el correr de los días puede servir para explicar el momento que se vive en Perú 130.
Un ex legislador macrista prefirió endilgarle el fardo a la oposición. “Ellos tienen mayoría, no es sólo un problema nuestro. No se puede hacer campaña con esto, pero la realidad es que los temas más relevantes, como el aumento del ABL, los aprobamos el año pasado”, recordó. Y se valió de un ejemplo poco habitual para graficar la situación actual: “Es como cuando los perros se olfatean, el Ejecutivo está midiendo cómo se comporta la oposición.”
Un colega suyo de la oposición, que aún hoy recorre los pasillos de la ex Fundación Eva Perón, fue más directo al relatar un diálogo que mantuvo con un alto funcionario macrista. “Tenemos las herramientas para gobernar desde el Ejecutivo, para qué nos vamos a meter en problemas en la Legislatura”, asegura que le dijo uno de los hombres de confianza de Macri. «
Ranking
Períodos. El primer semestre del año pasado, la Legislatura acumuló apenas 12 sesiones.
Normas
61 leyes fueron las sancionadas por la Legislatura en lo que va de 2012. El PRO se concentró en las partidas presupuestarias.
algunos proyectos
A la baja labor parlamentaria demostrada por la Legislatura porteña desde la llegada del macrismo a la jefatura de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se suma el cariz insólito de muchos de los proyectos que son tratados en esas pocas oportunidades en que los legisladores tienen la oportunidad de encontrarse en el recinto y debatir. En lo que va del año hubo en el recinto actividad en sólo 14 oportunidades. Ocasiones en las que los legisladores encararon, entre otros proyectos de mayor trascendencia para la vida de todos los porteños, iniciativas como las siguientes:
 FITNESS. Declaración de interés por la octava exposición y conferencia del mercado Fitness.
 TENIS. Declaración de interés por la creación del Salón de la Fama del tenis argentino.
 CUMPLEAÑOS. Beneplácito con motivo del 81º aniversario del Club Comunicaciones.
 PLACA. Proyecto para determinar la colocación de una placa homenaje al club Social y Deportivo Crespo Junior.
 SCOUT. Declaración de interés por las actividades del calendario Scout 2011-2012.
 ANIVERSARIO. Beneplácito por el aniversario de la fundación del Club del Progreso.
 LIDERAZGO. Declaración de interés por el seminario de presentación de la Red Argentino-Americana para el Liderazgo.
 PELÍCULA. Declaración de interés por la película El Lorax: En busca de la trúfula perdida.
 BÁSKET. Beneplácito al cumplirse 100 años de la incorporación del básketball como actividad deportiva.
 ANIVERSARIO. Beneplácito por el 99º aniversario de la fundación del Club All Boys.
Fuente: Tiempo Argentino

*

*

Top