Movilización ante la decisión macrista de cerrar el programa de atención a victimas de violencia sexual

ddhh

La movilización fue para pedir que se reviertan los despidos en el programa de atención a las víctimas de violencia sexual y por un aumento a los contratados en el Parque de la Memoria. Hubo un llamado al funcionario del área, pero no dio respuestas.
Los trabajadores de la Subsecretaría de Derechos Humanos porteña marcharon en reclamo de que se reviertan los despidos en el programa de atención a las víctimas de violencia sexual y por un aumento a los contratados en el Parque de la Memoria. Poco antes, los llamó el subsecretario Claudio Avruj y les prometió una reunión para dentro de un mes, cuando esté de vuelta de sus vacaciones Horacio Rodríguez Larreta. La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, afirmó que está “muy preocupada e indignada” y señaló que los organismos de derechos humanos que forman parte del Consejo de Gestión del Parque le pidieron una reunión a Larreta.
Los trabajadores, agremiados en ATE, hicieron una marcha y una radio abierta frente a la subsecretaría. Allí denunciaron los despidos, la subejecución en diversas áreas y el vaciamiento del sitio de memoria. La marcha fue acompañada por los legisladores kirchneristas Gabriela Alegre, Claudia Neira y José Campagnoli, mientras que otros -como Alejandro Bodart, del MST- mandaron su adhesión a la convocatoria.
Los trabajadores iniciaron la protesta cuando el gobierno de Macri decidió cerrar el programa de asistencia a víctimas de delitos sexuales, a lo que luego se sumó el anuncio de que no habría aumento salarial este año para los contratados que trabajan en el Parque de la Memoria, donde está el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. Según denunciaron los trabajadores, Avruj les dijo que si no les gustaba, se podían buscar otro trabajo. El funcionario macrista vía Twitter aseguró que no se cerrará el Parque, pero no dio precisiones sobre los reclamos.
El secretario de organización de ATE Capital, Daniel Catalano, advirtió que la política de despidos se está extendiendo a otras áreas sociales, como la Dirección de Jóvenes. Catalano señaló que el programa de asistencia a víctimas de delitos sexuales implicaba 20 mil pesos mensuales. “Las personas tratadas en el programa se enteraron por nuestro intermedio de que iban a dejar de ser atendidas y aún no se sabe si serán aceptadas en algún otro lugar”, relató la psicóloga Julieta Petite.
Poco antes de la marcha, Avruj se comunicó con los trabajadores y les dijo que iban a tener una reunión con el director de Asistencia a la Víctima, Leonardo Szuchet, y luego, en febrero, él los recibiría. Al ver que no hay avances, desde ATE intentarán llegar hasta Larreta. Al jefe de Gabinete también le pidieron una reunión los organismos de derechos humanos. “Es una falacia invitar a los empleados a que acepten o renuncien. Son empleados preparados e idóneos que tienen un compromiso ideológico que hace que trabajen allí”, afirmó Carlotto, quien consideró que Macri quiere “depredar un lugar emblemático”.
El director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Eduardo Jozami, afirmó que las medidas son “nuevas muestras de la ajenidad y el desinterés del gobierno de Macri frente a las políticas de memoria, verdad y justicia de las que hoy se enorgullece la Argentina. Son muchos los sitios de memoria cuyo funcionamiento debería garantizar el Gobierno de la Ciudad y hoy no lo hace adecuadamente”.
La legisladora Gabriela Alegre remarcó que en el PRO “ejecutan según las prioridades ideológicas que tienen, y la prioridad para ellos es la Policía Metropolitana. Pero por otro lado aumentan la tarifa, así que no hay coherencia, sobre todo porque estos programas no son presupuestariamente significativos”. Campagnoli consideró que Macri busca “borrar huellas, porque no quiere el juicio a los militares ni a los civiles, que pueden haber sido socios de él o de sus familiares”. Para el diputado nacional Juan Carlos Junio, Macri “no lo hace por desidia ni por el cuidado del gasto, actúa de acuerdo con su ideología y sus convicciones conservadoras”. “Lo que sale a luz en estos conflictos es el modelo de Estado que propone el gobierno de Macri”, indicó la legisladora Claudia Neira, mientras que Lorena Pokoik advirtió que “vaciar el Parque de la Memoria es una muestra de la regresión hacia la que quiere llevarnos la derecha en nuestro país”.

Fuente: Página 12

*

*

Top