La baja en balanza comercial alcanzó su récord histórico

La balanza comercial terminó el año pasado con un déficit de 8471 millones de dólares, lo que implica un marcado deterioro frente al superavit de 1969 millones del año pasado, a punto tal que lo convierte en un record histórico. En doce meses, las importaciones alcanzaron los 66.899 millones, con una suba del 19,7 por ciento frente a 2016. En cambio, las exportaciones terminaron apenas 0,9 por ciento por encima del año previo, con un total de 58.428 millones de dólares.

Las compras al exterior fueron motivadas por el proceso de apertura comercial que se expresa en la fuerte suba en el ingreso de bienes de consumo y autos, junto a los bienes de capital en sectores como el automotor, maquinaria agrícola y vial y teléfonos celulares. La debilidad de las exportaciones se explica por el desempeño del sector primario y las manufacturas agropecuarias, rubros hacia donde el Gobierno redirigió las transferencias fiscales en detrimento de los subsidios a los servicios públicos. El déficit de diciembre se ubicó en 847 millones de dólares.

El bache en materia de comercio exterior junto a la fuga de capitales pone en juego la sustentabilidad del esquema macroeconómico, que por ahora sólo encuentra amparo en la emisión de deuda externa y el ingreso de capitales especulativos para aprovechar la bicicleta financiera. Visto en perspectiva, la situación es compleja: Martín Alfie, economista de la consultora Radar, calculó que el déficit comercial en términos del PBI es del 1,5 por ciento, el más alto desde 1998. En términos nominales, el rojo del 2017 es el más abultado de la historia económica argentina.

El primer factor que explica el déficit es el comportamiento de las importaciones. La estructura de la economía nacional define que siempre que se produce crecimiento agregado, las importaciones responden más que proporcionalmente. Es decir, son elásticas al PBI. Sin embargo, esa relación positiva se profundizó con la política económica del macrismo. Desde Radar detallaron que la usual relación “3 a 1″ entre suba de importaciones y crecimiento se ubica actualmente en un “5 a 1″.

Fuente: Página 12

*

*

Top